11 diciembre, 2023

Cali al instante

Somos la Noticia

Los retos que tiene la humanidad para conquistar la Luna – EXTRA


Casi 112 años después de que Roald Amundsen conquistara el polo sur de la Tierra, el hombre ha conquistado el polo sur de la Luna. El módulo de aterrizaje Vikram, que se traduce del indio como «valiente», de la nave Chandrayaan-3, ha logrado alunizar con éxito cerca del polo sur de nuestro satélite después de su despegue el pasado 14 de julio, lo que coloca a la India al frente de la carrera por construir asentamientos fuera de nuestro planeta.

Aunque el aspecto de la Luna estos días, en cuarto creciente, pueda resultar similar al de cualquier otro día, por primera vez en sus 4.500 millones de años, se encuentra en su polo sur un módulo de aterrizaje terrícola de unos dos metros de altura y 1.700 kilos. Durante las dos semanas que está previsto sobreviva, se dedicará a hacer estudios sobre terremotos lunares, propiedades térmicas del terreno, cambios en el plasma cerca de la superficie, y realizará un experimento para medir con más precisión la distancia entre la Tierra y la Luna.

Virkram cuenta en su interior con un vehículo lunar, un rover de seis ruedas y 26 kilos, destinado a estudiar la composición química y mineral de la superficie, y determinar su composición buscando elementos como magnesio, aluminio y hierro tanto en el suelo como en rocas lunares. Todos estos descubrimientos serán clave para determinar las posibilidades reales de que el ser humano pueda vivir por primera vez fuera la Tierra.

El polo sur lunar se había convertido en el destino de moda de las grandes potencias espaciales, atraídos por sus masas de agua congelada. Las pruebas de su existencia son sólidas y están confirmadas de manera remota desde 2019. Incluso están cartografiadas las zonas de acuerdo con su abundancia. Japón lo intentó en abril, pero, tras un viaje de cinco meses, la misión Hakuto-R acabó estrellándose contra nuestro satélite durante el aterrizaje. El pasado domingo le pasó lo mismo a Rusia, en un intento desesperado por adelantarse a la misión india. Chandrayaan-3, que significa nave lunar en sánscrito, es de hecho la tercera misión de la Agencia India de Investigación Espacial. La Chandrayaan-2 también acabó estrellándose en 2019, al tratar de posarse a 580 kilómetros por hora. Muchos de quienes trabajaron en esa misión estaba presentes en la nueva, lo que prueba que sus esfuerzos no fueron en vano, afirmó el responsable de la ISRO, S. Somanath: «Desde entonces hicieron todo lo posible para descubrir qué había salido mal (…) Mis felicitaciones a todos estos héroes anónimos».

PARA SABER MÁS

Todas las naves espaciales llegadas a la Luna lo hacían hasta ahora por el ecuador. El terreno permitía el aterrizaje, y la temperatura el funcionamiento de los instrumentos con el apoyo de la luz solar, que ofrecía además un suministro regular. Sin embargo, en los polos hay abundantes cráteres por todas partes, existen zonas completamente a oscuras que hacen absurdo el uso de placas solares, y las temperaturas pueden estar por debajo de 230 grados centígrados.

La Agencia Espacial India decidió compartir los últimos instantes de la retransmisión oficial con el rostro del presidente, Narendra Modi, como si fuera éste el que estuviera aterrizando la nave con sus propias manos. 

Tal y como estaba previsto, durante los últimos 15 minutos, denominados «de terror», ya que de ellos depende el éxito o el fracaso de toda la misión, se vivieron momentos de mucha tensión. A unos 30 kilómetros de la superficie la nave frenó bruscamente, pasando de 6.000 kilómetros por hora a casi cero. Después realizó un desplazamiento horizontal de 28,52 kilómetros hasta posicionarse en el punto de aterrizaje, y finalmente descendió con éxito.

A los tradicionales aplausos de celebración en el Centro Espacial de Sriharikota, siguió inmediatamente un discurso del primer ministro, dirigido ya no a la India, sino al mundo: «En esta feliz ocasión me gustaría dirigirme a los pueblos del mundo (…) El éxito de la misión lunar de la India no es sólo de la India. Este éxito pertenece a toda la humanidad».

La India ha logrado el doble reto de convertirse en el primer país en aterrizar una sonda sobre el polo sur lunar, y en el cuarto en aterrizar en su superficie tras Estados Unidos, la URSS y China, lo que determina literalmente su despegue en la carrera espacial.

Sin embargo, todavía tardaremos en ver seres humanos paseándose por el polo sur lunar. Si se cumplen las previsiones, la NASA llegará en 2025, con los astronautas de la misión Artemisa 3. Y de los chinos sólo se sabe que los takionautas pretenden llegar antes de 2030.

El programa espacial de la India se ha disparado en los últimos años. Ha lanzado sus satélites. Ha lanzado los de otros países, y en 2014 se convirtió en la primera nación asiática en poner un satélite en órbita alrededor de Marte. El próximo año tiene previsto lanzar una misión tripulada de tres días en la órbita de la Tierra, y planea su primera misión a la Estación Espacial Internacional el próximo año en colaboración con Estados Unidos.

India será la anfitriona de la Cumbre del G-20 del próximo mes y se espera que Modi aproveche el evento para resaltar la creciente influencia geopolítica del país.

Loading


18



Source link