24 febrero, 2024

Cali al instante

Somos la Noticia

ARQUEÓLOGOS DESVELAN LOS MISTERIOS DE UNA ANTIGUA CIVILIZACIÓN SUMERGIDA BAJO EL MAR GRACIAS A CAMPOS MAGNÉTICOS – EXTRA


A lo largo de la historia, hemos mantenido largas conversaciones acerca de civilizaciones sumergidas bajo las aguas. No hace falta ir muy lejos para encontrar relatos fascinantes sobre nuestro pasado, como los escritos de Platón en «Timeo» y «Crítias«, donde el filósofo griego nos cautiva con la leyenda de la perdida Atlántida. La humanidad siempre ha sentido una profunda fascinación por las civilizaciones que nos precedieron.

Sin embargo, en lugar de limitarnos a las leyendas y fantasías, podemos adentrarnos en registros reales y sumamente intrigantes de nuestro pasado. Un ejemplo notable es la antigua civilización de Doggerland, un territorio que yace bajo las aguas de la costa oriental de Gran Bretaña. Actualmente, arqueólogos y científicos de la Universidad de Bradford están explorando este enigma ancestral con innovadoras técnicas de investigación, incluyendo el uso de campos magnéticos.

Doggerland, la antiquísima civilización que se asemeja a la mítica Atlántida.

Se alzaba como un próspero territorio hace unos 12.000 años, durante las eras paleolítica y mesolítica, justo en el espacio que conectaba la Europa continental con la costa oriental de Gran Bretaña. Este vasto y rico en recursos terreno ha perdurado en el misterio a lo largo de los milenios, dejando un legado intrigante que los arqueólogos y científicos actuales se esfuerzan por descifrar.

Hoy en día, esta región yace sumergida bajo las aguas, y la evidencia superficial de Doggerland se ha desvanecido debido a la fusión de glaciares y al cambio climático natural de nuestro planeta. Sin embargo, se tiene conocimiento de que en esta área florecía una civilización, compuesta en su mayoría por cazadores-recolectores que seguían los ritmos de la migración estacional para su subsistencia. A pesar de que su rastro se haya perdido bajo las olas, la historia de esta antigua sociedad sigue intrigando a quienes se dedican a desentrañar sus misterios.

«De acuerdo con las investigaciones, Doggerland albergó en su pasado a una antigua civilización conformada principalmente por cazadores-recolectores, cuyo modo de vida estaba íntimamente ligado a las migraciones estacionales.

Doggerland, una extensa región de alrededor de 185,000 km², se caracterizaba por sus marismas, valles boscosos, suaves colinas y lagunas pantanosas. A día de hoy, los pescadores que frecuentan la zona conocida como el Banco Dogger ocasionalmente han encontrado huesos e instrumentos que sugieren la proximidad de lo que una vez fue Doggerland, aunque nunca se han hallado restos in situ. Trágicamente, tras su sumersión, la civilización que habitaba allí se vio obligada a buscar refugio en terrenos más elevados.

El nombre «Doggerland» proviene del Banco Dogger, que a su vez se origina en la denominación de los barcos holandeses del siglo XVII llamados «doggers». Aunque la comunidad arqueológica tenía conocimiento de la existencia de Doggerland desde finales del siglo XIX, no fue hasta la década de 1990 que se acuñó oficialmente este nombre para el lugar, gracias a Bryone Coles, un destacado arqueólogo y académico prehistórico que se dedicó a investigar la región.

El estudio de campos magnéticos de la Universidad de Bradford

Los arqueólogos han estado investigando el pasado de Doggerland durante mucho tiempo, pero, debido a sus condiciones, esta tarea se ha vuelto excepcionalmente desafiante. Sin embargo, un equipo de científicos de la Universidad de Bradford, Inglaterra, ha estado experimentando desde este año con una nueva técnica con campos magnéticos que les permitirá analizar las pequeñas variaciones de los asentamientos y ubicaciones que existieron en el pasado en Doggerland.

Los autores de este estudio han colaborado con la consultora de ingeniería Royal Haskoning para emplear magnetómetros, instrumentos semejantes a torpedos, que se conectan a buques de reconocimiento a través de cables. Estos dispositivos son arrastrados por el fondo marino mientras recopilan diversos datos sobre los campos magnéticos del mismo y crean perfiles en busca de anomalías asociadas a cambios en la geografía del terreno.

«Explorar los paisajes sumergidos bajo el Mar del Norte se presenta como uno de los últimos grandes desafíos para la arqueología.

El profesor Vince Gaffney, líder académico del proyecto, enfatizó: «Explorar los paisajes sumergidos bajo el Mar del Norte representa uno de los últimos grandes desafíos para la arqueología. Lograr esto se está volviendo aún más urgente con el rápido desarrollo de la energía renovable en el Mar del Norte«.

Sin embargo, este esfuerzo investigativo se enfrenta a un fuerte obstáculo en forma del uso de energía eólica marina en la zona previamente ocupada por Doggerland. Hoy en día, esta área se encuentra entre los principales candidatos para la instalación de molinos de viento, lo que podría obstaculizar el proyecto científico de la Universidad de Bradford y privar a los arqueólogos de valiosos datos sobre esta fascinante civilización, cuyo legado podría arrojar luz sobre nuestro pasado. Desde la Universidad, los miembros están comprometidos en apoyar el desarrollo de energías limpias y, al mismo tiempo, abordar de manera apremiante los riesgos que acechan a los antiguos paisajes marinos a nivel global.


43



Source link