Verdaderamente, Cristo vive. Resucitó. Y si resucitó, nosotros también resucitar…


Verdaderamente, Cristo vive. Resucitó. Y si resucitó, nosotros también resucitaremos con él. Las dos cosas van juntas. Sin la resurrección de Cristo y sin la nuestra, nuestra fe es vana y vacía.




Source

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.