Disidencias Farc asesinaron a 7 policías en Huila, uno sobrevivió

Siete policías fueron asesinados en el corregimiento de San Luis, en Neiva, Huila, según indicaron fuentes de la institución.

Las víctimas son dos subintendentes, dos patrulleros y tres auxiliares, mientras que se conoció que un uniformado logró salir con vida, de nombre Gustavo Alberto Ezquivel Rojas

De manera preliminar se sabe que el hecho ocurrió en medio de una emboscada cuando los uniformados se encontraban en la estación y fueron atacados con ráfagas de fusil y explosivos.

Sobre los autores materiales e intelectuales de esta masacre, según fuentes policiales se sospechaba que se tratara de miembros del Frente Ismael Ruiz o de la columna móvil Dagoberto Ramos, de las disidencias de las Farc.

Los uniformados se encontraban participando en una actividad de bienestar social en el Comando Menev y habrían salido de la unidad a las 10:30 a.m. con destino al corregimiento de San Luis.

En lo que va del año, 43 policías fueron asesinados, la mayoría en el marco del llamado ‘plan pistola’ del grupo paramilitar ‘Clan del Golfo’, tras la extradición en mayo pasado a Estados Unidos de su líder, Dairo Antonio Úsuga, alias “Otoniel”.

Los ataques contra policías y militares han sucedido sobre todo en los departamentos de la costa atlántica y del noroeste del país. Más de un tercio de los asesinatos de policías fueron cometidos en julio, según el balance de esa institución.

De acuerdo con testimonios de campesinos publicados por medios locales y que fueron entregados vía telefónica a las autoridades, los responsables “al parecer activaron un campo minado al paso de los uniformados y luego los remataron con ráfagas de fusil”.

Reacciones a este hecho

El presidente del Congreso, Roy Barreras, trinó: “Rechazo con dolor asesinato cobarde de 8 policiales en zona rural de Neiva. Los matan en emboscada. El maldito narcotráfico mata servidores públicos humildes. Luto en sus familias y en la familia colombiana. Esos que no dejan de matar solo merecen la más fuerte respuesta del Estado”.

La senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, expresó sobre este hecho: “Siguen los asesinatos de la Fuerza Pública; los cometen los criminales, pero los alientan quienes tratan de asesinos a nuestros soldados y policías. ¿Diálogo para los criminales y para la Fuerza Pública ni protección?”.

Del mismo modo, la también congresista María Fernanda Cabal expresó: “Esta noticia macabra es reflejo de lo que va a pasar en Colombia por acabar con la organización, la jerarquía de mando, la antigüedad y el honor policial. Ocho héroes que hoy fueron asesinados y que mañana serán usados como moneda de cambio en su paz total”.

Por su parte, el integrante del Centro Democrático Rafael Nieto Loaiza escribió en sus redes sociales: “Ocho policías asesinados en Neiva. Civiles y policías masacrados, invasiones de tierras, bloqueos en Panamericana, tributaria empobrecedora, ministros ignorantes e improvisando, sus embajadores imputados y sus congresistas borrachos. El desastre de Petro”.

El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, escribió en sus redes: “Al menos ocho policías fueron asesinados en la zona rural de Neiva. Un explosivo detonó contra una camioneta de la Policía de Colombia en la vía que conduce al corregimiento de San Luis. ¡Qué dolor por los uniformados y sus familias!”.

De otro lado, la Fundación Internacional de Derechos Humanos hizo un llamado a recuperar la paz. “Condenamos en los términos más duros el asesinato de ocho miembros de la Policía de Colombia en un atentado que ha tenido lugar en San Luis, jurisdicción de Neiva, Huila”, dijeron en sus redes sociales.

El ‘plan pistola’ del ‘Clan del Golfo’

A comienzos de agosto, el general Jorge Luis Vargas, entonces director de la Policía, viajó al menos a seis regiones para rendirles honores a sus “héroes caídos” y para implorarle a Colombia, incluso entre lágrimas, que rodearan a su Fuerza Pública. Vargas reveló que el ‘Clan del Golfo’ está subcontratando bandas sicariales para matar a los uniformados, pero dejó en claro que ni la amenaza de paro armado que ese grupo volvió a lanzar amedrentaría a sus tropas.

Por otra parte, y de acuerdo con una información del Centro de Investigación y Estudios sobre Conflictos Armados, Violencia Armada y Desarrollo (Cerac), en las última 28 acciones violentas contra los uniformados, hasta comienzos de agosto, habían muerto dos civiles, cinco policías y un soldado del Ejército y resultaron heridos 15 civiles, ocho policías y un soldado del Ejército.

En ese momento, del total de los atentados, la Policía Nacional responsabilizó por 10 de ellos al ‘Clan del Golfo’ y por dos a las disidencias de las Farc.

De los 16 atentados restantes que en esos momentos estaban en investigación, todos se presentaron en regiones con notable presencia de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) o en zonas de fuerte disputa territorial, como Chocó, Córdoba, Antioquia, Bolívar, Cauca y Sucre, Nariño y Norte de Santander.

En declaraciones a los medios sobre los atentados del ‘Clan del Golfo’, Francisco Daza, investigador nacional de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), dijo que estas acciones tienen una clara intención por parte del grupo armado, que hace presencia en más de 241 municipios del país, de acuerdo con las cifras que maneja esta fundación. “Inicialmente puede ser un mensaje interno de unidad para demostrar que son fuertes a pesar de la captura de ‘Otoniel’. También un mensaje para el nuevo gobierno de que son una estructura unificada, y así entrar a negociar ante una posible o eventual ley de sometimiento a la justicia”.

Según Pares, y con respecto a 2021, el ‘Clan del Golfo’ aumentó su presencia territorial y cuenta con cerca de 3.260 hombres en armas y 1.800 del componente criminal focalizado; es decir, personas encargadas de cobrar extorsiones o que tienen otras tareas dentro de la estructura.

Aunque este no es el primer ‘plan pistola’ del grupo criminal, pues en octubre del año pasado impuso uno en retaliación por la captura de alias ‘Otoniel’, para Daza este último tiene móviles y finalidades diferentes, más encaminadas a demostrar poder. Lo que resulta preocupante, dice el experto, porque “da cuenta de que la política de seguridad del gobierno saliente no funcionó, ni siquiera la Fuerza Pública está a salvo de las acciones de los violentos”, señala el investigador.

Reacción de Gustavo Petro

El presidente Gustavo Petro se manifestó a través de sus redes sociales: “Rechazo contundentemente el ataque con explosivos donde murieron 8 policías en San Luis, Huila. Solidaridad con sus familias. Estos hechos expresan un claro saboteo a la paz total. He pedido a las autoridades desplazarse al territorio para asumir la investigación”.

Adicionalmente, el Presidente le pidió al director de la Policía Nacional, general Henry Sanabria, que se desplace a la zona del hecho. También llegará una comisión especial de investigación de la Fiscalía General.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.